Guía de Viajes de la Ruta 40
Tips, Itinerarios, Hospedaje, Mapas
Ruta 40: Nahuelito
Estas Aquí > Gente > Mitos & Leyendas > Nahuelito [Monstruo del lago Nahuel Huapi]
Tramos de la Ruta Nacional 40: Tramo de mesetas estepa y soledad
Logo R.40 Patagonia

"Nahuelito"

El monstruo del lago Nahuel Huapi

Seres míticos y legendarios de la Ruta 40

Es la criatura mítica más conocida de la Argentina: El Nahuelito, un plesiosaurio o monstruo acuático que vive en las aguas del lago Nahuel Huapi. Aquí dilucidaremos sus misterios:

Lago Nahuel Huapi, Río Negro, Patagonia

Lago Nahuel Huapi desde el cerro López, Río Negro.
¿Lo habita una criatura monstruosa? Foto: A. Whittall

El Nahuel Huapi, hogar de Nahuelito

lago

El lago Nahuel Huapi se encuentra sobre el linde sur oeste de las provincias de Neuquén y Río Negro y su costa este es bordeada por la Ruta 40 (Ruta de los Siete Lagos)

Es un lago grande (550 km2) y profundo (440 m) con aguas cristalinas cuyos brazos semejantes a fiordos se internan profundamente en las boscosas cumbres andinas; posee varias islas boscosas, la mayor de las cuales, hoy conocida como Victoria, originalmente dio su nombre al lago ya que en idioma mapuche significa ‘Isla del tigre’. Nahuel es "Tigre" (es decir, Jaguar).

La primera referencia escrita que tenemos sobre el lago es un Memorial escrito por el capitán español Diego Flores de León, en la que cuenta que un tal Juan Fernández exploró entre 1620 y 1621 la vertiente oriental de los Andes y descubrió una laguna muy grande llamada Navalhuapi.

Isla del Tigre (Jaguar)

Unas décadas más tarde, el padre Jesuita Diego de Rosales luego de explorar la región en 1653 anotó que la famosa laguna de Nahuelhuapi […] quiere decir: Laguna de tigres.

Podría pensarse que se refería a los animales, pero más adelante acota que estaba poblada de indios rebeldes los que por su valentía se llaman tigres.

¿Dieron los ‘tigres’ (jaguares) su nombre al lago? Es muy posible ya que éstos y otros grandes felinos vivieron en la Patagonia aún antes de la llegada de los primeros humanos a la región. También vivió aquí el extinto y colosal jaguar patagónico de cola corta (Panthera onca mesembrina).

La verdad sobre Nahuelito

El texto siguiente proviene del libro Monstruos de la Patagonia, de Austin Whittall, editado por Zagier & Urruty (2012). ©.

Los viajeros ven cosas extrañas
John Ashton1

En muchos libros, artículos y ensayos se puede leer que la leyenda de Nahuelito data de mucho antes de la llegada de los españoles a la región (antes de 1540). Los conquistadores oyeron sobre esta criatura de boca de los nativos y lo registraron en sus crónicas.

Esto es falso. No existe una sola referencia impresa sobre esta criatura antes de comienzos del siglo XX. Ninguno de los cronistas o misioneros del período colonial (Laguna, Guglielmo, Macardi y Menéndez) que estuvieron en las misiones junto al lago entre finales de los años 1600 y comienzos de los años 1700 hacen mención de la criatura. Tampoco lo hicieron los exploradores ‘modernos’ (Moreno, Fonck, Steffen, y Cox) que incluso remaron por el lago explorando sus ensenadas, brazos e islas durante la segunda mitad del siglo XIX.

Es llamativo que durante el incidente del plesiosaurio, Onelli haya mencionado diversos avistajes de criaturas extrañas a lo ancho y largo de la Patagonia pero que ninguno de ellos se registrase en el lago Nahuel Huapi o fuese anterior a 1880.

Así que, pese a lo que se haya escrito en artículos sensacionalistas, recién en 1922, y no antes, se publica la primera noticia sobre una extraña criatura en el lago Nahuel Huapi.

Nahuelito, año 1910 su primera aparición

Supuestamente fue avistado por primera vez alrededor del año 1910, pero sólo fue hecho público en 1922, en coincidencia con la expedición del plesiosaurio de 1922 (ver abajo) . El artículo fue publicado en el diario Toronto Globe, de Canadá, el 6 de abril de 1922. Bajo el titular “Lugareño afirma haber visto plesiosaurio gigantesco”. El hombre, llamado George Garrett, contó que cuando era gerente de una empresa en el lago Nahuel Huapi mientras navegaba en una “ensenada llamada Paso Coytrue” vio: 2

Un objeto que parecía tener 15 o 20 pies [4,5 o 6 m] de diámetro, y quizás seis pies por sobre el agua [1,8 m]. Luego de unos minutos, el monstruo desapareció. Al mencionar mi experiencia a mis vecinos, ellos dijeron que los indios a menudo hablaban sobre inmensos animales acuáticos que ellos habían visto de tiempo en tiempo.

Plesiosaurio

Plesiosaurio. De: Monstruos de la Patagonia A. Whittall.

El Plesiosaurio de 1922

lago

Los plesiosaurios (palabra que en griego significa “próximo a un lagarto”), fueron grandes reptiles acuáticos que vivieron en la misma época que los dinosaurios.

Eran criaturas marinas dotadas de un cuerpo ancho y corpulento, una cola corta y aletas como las de las tortugas marinas. La mayoría tenía cabezas pequeñas y cuellos esbeltos; medían entre 3 y 20 m de largo. Siendo reptiles marinos, los plesiosaurios tenían una distribución global y sus restos fosilizados han sido hallados incluso en el norte de la Patagonia.

Pese a que se extinguieron junto con los dinosaurios hace 65 Millones de años, a comienzos del siglo XX corrió la voz de que uno fue visto vivo en la Patagonia. Este avistaje, pese a ser a todas luces erróneo o incluso inventado es sin dudas el origen del Nahuelito.

Todo comenzó con Martin Sheffield (1863-1932), un cazador y buscador de oro estadounidense quien el 19 de enero de 1922, escribió una peculiar carta al Director del Zoológico de Buenos Aires, Clemente Onelli, contándole que había avistado una inusual criatura en su choza cercana al lago Epuyén y a lo que hoy es El Hoyo con su "Laguna del Plesiosaurio".

Onelli quien había visitado la región varias veces como miembro de la Comisión de Límites Argentino-Chilena, conocía a Sheffield.

El cowboy yanqui escribió: me permito distraer su atención sobre el siguiente fenómeno que por cierto ha de despertar su vivo interés ya que se trata del posible ingreso a su Jardín de un animal hasta ahora ignorado del mundo. Paso a relatar el hecho: Hace varias noches que he podido registrar el rastro en el pasto que cerca la laguna donde tengo establecido mi puesto de cazador, el rastro es semejante a una huella de una pata muy pesada, la hierba queda aplastada y no se levanta más lo que me hace suponer que el animal que por allí se arrastró debe ser de un peso enorme; he podido apercibir en medio de la laguna un animal enorme con cabeza parecida a un cisne de formas descomunales y el movimiento del agua me hace suponer un cuerpo de cocodrilo.

De inmediato se organizó una expedición para cazarlo. Fracasó. Nunca se avistó el monstruo.

Mentiras y Verdades

Esta es también la primera referencia acerca de historias de indios e ‘inmensos animales acuáticos’; si bien es cierto, como veremos, que había mitos mapuches sobre criaturas lacustres, ninguno de ellos menciona animales inmensos como el descripto por Garrett.

Pese a que sobre el lago no hay ninguna ensenada denominada Paso Coytrue, el que mejor se ajusta a la descripción es el Paso Coihue, en la base del brazo Huemul (40°58’ S, 71°20’ W), uno de los profundos brazos del lago, que mide 13,6 km de largo por 2,8 km en su punto más ancho.

Poco tiempo después de que el ejercito argentino tomase control de la zona y dominase a la población mapuche, a comienzos del siglo XX, se establecieron allí los Garrett, una familia ganadera inglesa que, en 1096 emigró a Canadá. Así que quizás George Garrett sea un miembro de dicha familia y que haya vivido allí, según afirmó, alrededor del año 1910. También podría ser igualmente cierto que inventó todo para divertirse o para publicitarse durante el revuelo mediático de la expedición del plesiosaurio.

¿Nahuelito donde estás?

Deberán pasar casi sesenta años hasta que se lo vuelva a ver durante la década de los '70s

No fue sino hasta 1938 que se volvió a avistar otra criatura lacustre en la zona. Se lo vio en el lago Gutiérrez a unos 16 km de la ciudad de Bariloche (41°08’ S, 71°18’ W). 3 Sin embargo se lo cita en artículos sin referencia por lo que no he podido corroborarlo.

El siguiente avistaje que supuestamente tuvo lugar en 1960 y según el cual la Armada argentina persiguió un objeto sumergible en el lago, es totalmente falso y se basa en una errónea lectura de un artículo publicado en la revista Newsweek. Esta nota en realidad menciona que la Armada estaba buscando un objeto submarino no identificado, que seguramente fuese un submarino espía de la guerra fría ya que estuvo muy cerca de una base naval en el Atlántico Sur. El artículo no menciona a Nahuelito ni al Nahuel Huapi y a modo de chiste pregunta ¿fue una ballena? O ¿Un plato volador anfibio? O ¿El monstruo de Loch Ness que se extravió? 4.

Avistajes de Nahuelito

Nahuelito, una Cronología

Los 70s

No hubo más avistajes hasta un plácido mediodía de febrero de 1976, en el Parque hotel, cercano al centro barilochense cuando Aquiles Lamfre anunció haber visto sobre las calmas aguas del lago a unos 1.500 m de la costa, un remolino y un animal enorme con un lomo oscuro y un cuello alargado con cabeza aviborada [sic] que luego se sumergió. Once años después volvería a verlo, pero sólo su cuerpo, ya que no pudo observar su cuello ni su cabeza. 5.

En otoño de 1976, unos amigos de mis padres, ‘Coca’ y Vincent Trussle vieron algo inusual. Su casa, ‘Cari Hue’ tenía una vista excepcional del lago y desde ella habían visto cosas raras en el pasado pero las habían explicado como fenómenos naturales (corrientes, viento, etc.), esta vez vieron algo muy raro. Apenas un kilómetro más cerca de Bariloche los amigos de los Trussle, Hilda y Bill Rumboll vieron lo mismo a la misma hora. Luego todos acordarían que ‘el bicho’ siempre aparecía en Febrero o Marzo. 6

El avistaje de Hilda Rumboll fue publicado en marzo de 1978 (Revista Siete Días ‘¿Monstruos prehistóricos en Bariloche?’) y ella recordó que era una hermosa tarde otoñal y que el lago estaba muy calmo: Algo extraño surcaba las aguas a considerable velocidad, dejando una gran estela. Ella y su marido lo miraron con sus binoculares y notaron lo que parecía un largo cuello de cisne. En cierto momento giró hacia la costa, adoptando apariencia de poste, y luego desapareció en medio en medio de una enorme agitación. Estimó que tendría unos 5 m de largo.7

En mayo de 1979 unas personas junto al lago informaron haber visto algo moviéndose en las aguas a medio kilómetro de la costa y estimaron su tamaño como de unos 5 m, otros en cambio pensaron que se trataba de un tronco. 7

Los 80s

Durante los años 1980, un periodista local llamado Carlos Bustos bautizó la criatura como Nahuelito. El nombre fue un éxito y ha sobrevivido hasta nuestros días. 8

Hubo luego una seguidilla de avistajes: en octubre de 1986 Stella Maris López, vio un animal descomunal con una cabeza triangular como la de una serpiente y unas jorobas cubiertas de escamas. 5

En diciembre de 1986, el ingeniero Guillermo Barzi mientras regresaba en lancha de un picnic en bahía Lynch en la península de Quetrihue vio algo desplazándose en el agua a unos 25 o 30 km por hora. 9, 10 Su hija Martina le tomó una fotografía que fue publicado en el diario Río Negro”.9, 10 Al principio pensó que era un submarino. Luego vi una cabeza como de serpiente y detrás de ella aletas negras, como de delfines o tiburones. 11

En noviembre de 1987 José Ulesia y otros 26 trabajadores del Centro Atómico Bariloche vieron el lomo oscuro de un animal dentro del agua cerca de Playa Bonita. 9

También en 1987 un ex-piloto de la línea aérea Austral, Alfredo Julio Passo, capitán del barco turístico ‘Paisano’, vio un animal con una cabeza como la de una serpiente negra. 11

El diario Río Negro informó el 22 de enero de 1988 de un avistaje que sucedió muy cerca del Centro Cívico de San Carlos de Bariloche. Un grupo de empleados de la empresa telefónica, una brigada del Servicio de Lucha Contra Incendios, y una empleada de la Dirección de Bosques vieron una gran estela de espuma en el lago de aproximadamente quince metros, en cuyo extremo aparecía ‘una mancha oscura’ similar al lomo de un animal. 9 Pese a usar binoculares no pudieron definir con mayor precisión su apariencia.

La empleada de la Dirección de Bosques dijo que había visto dos lomos y que usando un largavista pudo distinguir una gran mancha oscura que se desplazaba a gran velocidad. 9

Fue visto nuevamente y filmado, once días más tarde. El corto video cuyo autor permanece anónimo, mostraba dos objetos oscuros moviéndose rápidamente sobre la superficie del lago Nahuel Huapi, dejando una estela.6 Un testigo en Playa Bonita comentó que tenía cabeza aguda de serpiente gigantesca y apariencia de animal antediluviano. 10

El 6 de marzo de 1989, un grupo de 31 turistas guiados por Isabel Müller observaron una criatura con una serie de aletas o lomos de color oscuro con un movimiento ondulatorio que provocó oleaje como la estela de un barco. Poco después, el 11 de marzo, fue filmado por Jorge Brodo, quien vio una mancha negra de 20 metros de largo […] flexible, que ondulaba de abajo hacia arriba, abriendo por delante un surco en el agua. 11

Los 90s

En 1990, el ‘Diario Popular’ de Buenos Aires informó sobre un avistaje cerca de la isla Victoria donde los testigos vieron una joroba o lomo. 5

Este texto proviene del libro Monstruos de la Patagonia, de Austin Whittall, editado por Zagier & Urruty (2012). ©.

El atardecer del 1 de enero de 1994, Jessica Campbell y Paula Jucarbe quienes estaban en la playa en la península San Pedro, vieron aparecer cerca de la costa, sobre las calmas aguas del lago, un animal grande como una ballena con un lomo que mostraba muchas jorobas y dos pequeñas aletas. Incluso le oyeron respirar. Pero, al igual que en la mayoría de los avistajes no pudieron ver su cabeza. Reapareció dos veces más y cuando nadó en dirección a Campbell quien estaba sentada sobre una roca en la orilla, ella se alejó corriendo. 2, 12, 13

En septiembre de 1993 el programa de cable barilochense, Buenos Muchachos mostró un video en el que se veía una ola o estela que se movía en círculos. El mismo puede verse en YouTube. 14

Se lo volvió a avistar durante el verano de 1996 pero permaneció oculto durante 1997 para reaparecer en enero del año siguiente en el arroyo Ragintuco, hacia el norte del brazo Huemul. Graciela Carello y Rubén Ehara estaban pescando allí cuando notaron que la calma superficie del lago comenzó a llenarse de espuma blanca y empezó a surgir un lomo de color marrón oscuro […] el animal se debe haber asustado, porque se deslizó debajo del agua, dejando un oleaje impresionante […] el lomo [medía] unos dos metros. 8

Siglo XXI

Christian Muller avistó la criatura a unos 11 km del centro de Bariloche mientras amanecía un día de verano del año 2000. Estaba nublado y no había viento, Muller vio una estela sobre las serenas aguas y pensó que se debía a una lancha. Sin embargo el color oscuro del objeto llamó su atención ya que las lanchas del club náutico local tienen cascos claros. Repentinamente la cosa se sumergió y desapareció. 12

En abril de 2006, aparecieron tres fotografías en la recepción del diario local, El Cordillerano. Anónimas, supuestamente retrataban al Nahuelito. 15

Más recientemente, en noviembre de 2007 una mujer llamada Rosalba Painefil vio, cerca de la boca del río Ñirihuau, hacia el este de Bariloche, a un animal o algo así […] enorme y para nada parecido a un vacuno o un ciervo […] salió sobre la orilla y luego volvió a entrar, hasta que desapareció […] tenía como una cabeza, pero no parecía conocido; era muy grande 16

En abril 2008, no una sino dos ‘cosas’ separadas semejantes a techos de colectivo o submarinos rectangulares salieron a la superficie cerca del centro de Bariloche, generando muchas burbujas. Estimaron su tamaño en unos 8 por 4 m y 6 por 3 m respectivamente. Uno emergió del agua unos 40 cm y tenía un aspecto de tortuga o hamburguesa y ambos brillaban lustrosos bajo la luz del sol. 17

En noviembre 2008, una fotografía fue publicada en El Cordillerano, su autor dijo que creyó que se trataba de huillines (nutria nativa de la Patagonia, es una especie en peligro y poco avistado en el lago Nahuel Huapi) nadando bajo el agua, pero luego emergió una extraña criatura. La imagen semeja un tronco flotando y es en mi opinión una falsificación. 18

¿Qué es Nahuelito?

Vemos que todas estas descripciones de la criatura son muy variadas y pese a que algunas son consistentes entre sí (cabeza de serpiente, cuello largo, tamaño colosal) y tendientes a representar a la criatura como inmensa y semejante a un plesiosaurio, la mayoría de los avistajes tratan sobre aguas turbulentas, estelas, olas, “jorobas oscuras”, burbujas, espuma y animales de cabeza pequeña moviéndose rápidamente.

Los plesiosaurios no son una alternativa para explicar el ‘fenómeno’ ya que han estado definitivamente extintos por más de 65 millones de años, así que debemos ensayar otra hipótesis para explicar los hechos.

Dejando de lado la idea de un engaño (uno que sirva para promocionar el turismo y mantener a Bariloche en la mente del publico) existe la posibilidad de que la gente vea lo que cree que debe ver. Sabiendo que ha habido avistajes de criaturas semejantes a un plesiosaurio en el lago, todo lo que tenga apariencia inusual será de inmediato atribuido a dicha bestia.

Las explicaciones más plausibles

Cuando se observa a la distancia a un monstruo con forma de serpiente con varias jorobas nadando en el agua con un movimiento ondulante, la explicación más coherente no es lo que parece ser (un gigantesco reptil acuático) sino algo mucho más normal como lo es un grupo de nutrias patagónicas o huillines nadando. Estos animales disfrutan nadar jugueteando, zambulléndose y retozando; y cuando nadan en línea, como a menudo lo hacen, pueden asemejarse a un plesiosaurio extinto (ver imagen abajo)

Nutrias nadando semejan monstruo lacustre

Nahuelito explicado. Nutrias retozando en línea (abajo) pueden ser confundidas con un ‘plesiosaurio’ (arriba). Su piel oscura y brillosa, sus patas palmeadas, aletas, cuello largo, cabeza pequeña y ‘muchas jorobas’ son características que comparten con Nahuelito.
Boceto de A. Whittall basado en Gould (1976, pp. 116). 22, 23. De: Monstruos de la Patagonia.

Bajo condiciones muy calmas como las del avistaje de Trussle y Rumboll, la estela provocada por una criatura demasiado pequeña para ser vista, como por ejemplo la huala (Podiceps major) levantando vuelo o descendiendo en el lago, puede crear olas intermitentes similares a las de una criatura subacuatica.

Diferentes objetos también pueden ser tomados por criaturas lacustres, tales como peces nadando raudamente cerca de la superficie, troncos flotantes o pájaros de largos cuellos.

Es interesante notar que el otoño (marzo) es la temporada de celo de los ciervos Rojos (Cervus elaphus) y durante este período conocido como brama, los machos compiten agresivamente por la atención de las hembras. Se han visto machos cruzar a nado desde la península Huemul a la isla Victoria en búsqueda de hembras; un peligroso tramo de aguas abiertas y expuestas de más de 2 km de ancho y 200 m de profundidad.

Ciervo nadando

Un ciervo nadando en un lago. ¿Nahuelito?

Un observador inexperto, juraría haber visto al Nahuelito si divisara un ciervo nadando en el medio del lago.

Seiche, ola misteriosa

Otro factor poco conocido es el seiche, un tipo de ola que se produce en muchos lagos y que usualmente pasa desapercibido excepto durante periodos de calma excepcional. Los seiches pueden causar un inesperado movimiento de las aguas y un cambio en su color. Se producen cuando un viento fuerte y constante sopla sobre la superficie del agua y la empuja, acumulándola en la costa de barlovento. Al amainar el viento, el nivel del agua comienza a retornar a su posición original por medio de una serie de amplias oscilaciones a través de todo el cuerpo del lago. A menudo denominado el efecto ‘bañera’, las oscilaciones de los seiches hacen que el nivel del agua suba y baje a lo largo de la costa y genera olas que se reflejan de ida y vuelta entre las orillas mezclándose y formando vórtices.

En el brazo Campanario del Nahuel Huapi, este fenómeno es particularmente notable debido a su extremo poco profundo y su forma angosta que permite la formación de seiches causados por el viento. 19 Es más, provoca un remolino que gira en sentido contrario al de las agujas del reloj, tal como el que se puede observar en el video de 1993. 20 Fue en San Pedro en el extremo del brazo Campanario que Campbell y Jucarbe vieron su monstruo un día calmo. ¿Pudo tratarse de un seiche?

Esto coincide además con la creencia local de que el 8el mítico monstruo del Nahuel Huapi aparece durante la temporada estival, en días de altas temperaturas y escasez de viento.

Los seiches también pueden movilizar la columna de agua, desplazando contaminantes, sedimentos y materia orgánica hacia la superficie. Esto podría ocasionar la aparición de manchas coloreadas sobre las aguas del lago. Más aún, durante el verano se calientan las capas más profundas del agua del lago. Algunos expertos barilochenses sugieren que las aguas más calientes del verano fermentan el material orgánico que yace en el lecho del lago en zonas poco profundas lo que genera burbujas de dióxido de carbono o metano que ascienden hacia la superficie perturbándola. 8

La refracción de la luz también puede producir espejismos en el agua, distorsionando la forma y tamaño de los objetos dándoles un aspecto irreconocible. 21 Estos efectos ópticos pueden ser causados por el viento que le da al agua un aspecto mate intercalado con zonas calmas que reflejan las montañas como óvalos oscuros que pueden parecer jorobas si se los ve desde la costa.

Una erupción repentina de burbujas de gas natural escapando de una falla en el lecho del lago podría tomarse como evidencia de un ser monstruoso. Pero pocos saben que varias fallas geológicas atraviesan el lago longitudinalmente y que se producen escapes de gas de la cuenca Ñirihuau en las cercanías de Bariloche.

El Cuero

Garrett había declarado en 1922 que los indios a menudo hablaban sobre inmensos animales acuáticos que ellos habían visto de tiempo en tiempo; 2 desde entonces muchos han intentado vincular Nahuelito con el mito mapuche del Cuero. Pero como veremos a continuación, eran criaturas muy distintas.

El Cuero, también conocido como la Manta o la Manta del diablo era una creencia mapuche que debía su nombre a su apariencia, semejante a la de un cuero vacuno extendido. Su nombre en lengua mapuche es Threquelhuecuvu (‘Threlque’ significa cuero y ‘Huecuvu’ espíritu maligno, Gualicho), aunque también se lo conoce como Trelquelafquen (cuero del lago). 24, 25

El Cuero vive en ríos y lagos pero también se lo puede hallar en el mar. Prefiere los lagos pequeños y oscuros. El naturalista Juan Ignacio Molina, en su historia natural de Chile, lo describió a fines del siglo XVIII como un antropófago monstruo lacustre que era casi circular, como un cuero bovino extendido. 26

Sobre el contorno de su cuerpo tiene filosas garras y se dice que su cabeza tiene tentáculos y unos rojos ojos saltones. Su boca, debajo del cuerpo, en su centro, parece ventosa y a través de él chupa los fluidos corporales de sus victimas, matándolas. 27

Anfibio, sale del agua para esconderse tendida en las playas donde captura a hombres y animales que caminan sobre él, enrollándose alrededor de ellos para sujetarlos con sus garras y asfixiarlos. Luego arrastra su víctima al fondo del lago para devorarla. 24, 27 Los nativos mataban al Cuero arrojándole cactus o arbustos espinosos que, cuando eran asidos por el animal, lo perforaban, causándole la muerte. 25

¿Qué es el Cuero?

El etnólogo y arqueólogo chileno Ricardo Latcham (1903-1965),creía que el mito del Cuero se origino en un animal real, una especie de calamar, Sepia tunicata, que puede crecer hasta una longitud de 1,2 m sin incluir el largo de sus tentáculos. 28

Según Molina era una especie de Manta de raza monstruosa, o quizás un calamar con uñas semejantes a las de un gato; la “Seppia unguiculata” –nombre que en latín significa ‘calamar con uñas’. 26

Estos calamares gigantes también conocidos como Taningia danae, pueden medir hasta 2 metros de largo, y están armados de un doble orden de artejos o uñas agudas, similares a las del gato, que se retiran –como estas-, en una especie de vaina. 25

No hay registros escritos de que los mapuches hayan informado sobre Cueros en el lago Nahuel Huapi, pese a que sí han sido recogidas versiones nativas sobre Cueros en otros lagos patagónicos. El primer informe data de 1922, durante la expedición del plesiosaurio cuando parte del grupo fue invitado por Primo Capraro a visitar su hotel en el lago Correntoso (40°44’ S, 71°40’ W) para que pudieran indagar in situ el mito del Cuero. Navegaron por el lago Nahuel Huapi, hasta el Correntoso, donde lo buscaron en vano. 29

Pese a la opinión de Latcham y Molina, creo que la teoría de la raya es la explicación más razonable para el Cuero ya que su tamaño y forma son similares a las de la raya de agua dulce.

Este texto proviene del libro Monstruos de la Patagonia, de Austin Whittall, editado por Zagier & Urruty (2012). ©.

Sin embargo, pareciera que estas criaturas no viven en los ríos y lagos de la Patagonia ya que su hábitat abarca únicamente las regiones tropicales o templadas de Sudamérica. No obstante, luego de que un accidente hizo caer un ómnibus repleto de turistas al fondo del lago Moreno cerca de Bariloche, los buzos enviados para recoger los cuerpos dijeron haber visto rayas de gran tamaño en el fondo del lago. 5

Pese a ello no he podido hallar ningún articulo científico formal que mencione la existencia de rayas en los lagos de la Patagonia.

El Cuero de lago mapuche

El Cuero. De: Monstruos de la Patagonia, A. Whittall.

América del Sur es el hogar de la única familia de rayas de agua dulce del mundo, la familia Potamotrygonidae. Lo más cercanos a la Patagonia viven a 1.600 km, en la cuenca del río Paraná.

Estas rayas tienen una filosa púa en la parte posterior de su cola, que usan para defenderse. Si una persona pisa una raya dentro del agua, está doblará su cola y le clavará su aguijón causando heridas desagradables ya que es difícil y dolorosa de remover debido a su borde aserrado. La herida puede infectarse o causar y la muerte. 31

Las rayas son peces bastante grandes de forma elíptica o discoidal que crecen hasta 1 m de diámetro. Sin embargo ninguno tiene ‘garras’ en el borde de su cuerpo aunque, interesantemente, su cuerpo puede estar cubierto de pequeños dentículos (espinas pequeñas) con estructura similar a un diente y recubiertos de un resistente esmalte. 30

Si aceptamos la teoría del origen guaraní para los mapuches, podemos asumir que ellos ya conocían a las rayas de agua dulce en su patria original, en el trópico, y que trajeron el mito consigo a Chile.

Sin embargo sería mucho más probable de que hayan visto rayas en el litoral chileno sobre el Pacifico Sur. Se habrían sorprendido de ver una manta raya muerta sobre una playa rocosa. Hay varias especies de raya marina en Chile: Dipturus chilensis, D. trachyderma, así como las enormes manta rayas Myliobatis chilensis y Mobula tarapacana.

Pero existe otra opción igualmente curiosa: Los Potamotrygonidae están relacionados con las rayas de la familia Dasyatidae que a menudo se aventuran en las aguas dulces en distintos lugares del mundo, y una de estas especies suele encontrarse sobre la costa patagónica chilena. Quizás estos Dasyatidos nadaron río arriba hasta los lagos patagónicos y sus dentículos fueron tomados por garras.

¿Existe Nahuelito?

Pareciera que se puede explicar al Nahuelito como avistamientos de huillines, troncos, aves o seiches y que el Cuero puede ser realmente una raya de agua dulce o un mito nacido en otra parte y llevado más tarde a la Patagonia por los mapuches.

Por mi parte, durante más de cuarenta años he pasado muchas horas en el lago Nahuel Huapi, tanto embarcado como en sus costas. Pescando, tomando sol o simplemente gozando del paisaje y ni una sola vez he visto algo inusual. Ninguna sombra ominosa bajo el agua, ningún monstruo con cuello de cisne o jorobas oscuras. Nada.

Sin embargo y como veremos en el próximo capitulo, la mayoría de los lagos patagónicos tienen sus propias criaturas misteriosas y este es un hecho que no puede ser ignorado. La ausencia de evidencia o constituye evidencia de ausencia.

Así que es levemente posible de que haya algún animal misterioso viviendo plácidamente oculto en las profundas aguas azules del lago Nahuel Huapi.

Notas finales y referencias bibliográficas del texto

1  Ashton, J., (1890). Op. Cit. Prefacio.
2  Coleman, L. y Huyghe, P., (2003). The Field Guide to Lake Monsters, Sea Serpents and Other Mystery Denizens of the Deep. New York: Jeremy P. Tarcher/Putnam. pp.120+
3  Picasso, F., (1998). South American Monsters and Mystery Animals. Strange Magazine, N° 20. 12-1998. 28–35.
4  Newsweek magazine. The Wily Whatzit? 22.02.1960. pp. 57.
5  Jarré, S., (2004). Guarida de Monstruos. La Rosa de los Vientos. A° 1. N° 3.IV: 2+
6  Hird, Moira. Comunicación personal, Agosto 12, 2009.
7  Duda (1979). Noticiero de lo insólito, en Argentina: monstruo parecido al de Loch Ness. (409), 1, 02.05.1979.
8  Diario Hoy, (1998). Volvió a aparecer “Nahuelito” en Bariloche. La Plata, Argentina. 11.01.1998
9  Diario Río Negro, (1988). Otra vez Nahuelito. General Roca, Argentina. 02.01.1988.
10  Diario Río Negro, (1988). Logran filmar al extraño animal del lago Nahuel Huapi. 07.02.1988.
11  Revista Somos, (1989). Casos Nahuelito, que lo hay, ¿lo hay?. B. Aires. pp 38
12  British Columbia Scientific Cryptozoology Club. Nahuelito (Lago Nahuel Huapi). En Línea.
13  Eberhart, G., (2002). Misterious Creatures: A guide to Cryptozoology. S. Barbara: ABC Clio pp. 366.
14  Signato F. Nahuelito, Bariloche, Buenos Muchachos, Año 93.
15  La Gaceta, (2006). ¿Reapareció Nahuelito? Tucuman, Argentina. 18.04.2006.
16   Noticias de Bariloche, (2007). Curioso Avistaje de una Vecina. Bariloche, Argentina. 15.11.2007. 17  Bariloche 2000 Diario Digital, (2008). Uno ya era bastante. Bariloche, Argentina. 30.04.2008.
18  Infobae.com., (2008). ¿Es “El Nahuelito”? B. Aires, Argentina. 19.01.2008.
19  Buscaglia, G., et al., (1997). El futuro del Nahuel Huapi: El modelado numerico como herramienta de prediccion y planeamiento. Inst. Balseiro y Centro Atomico Bariloche. 20.01.1997. En Línea.
20  Centro Atómico Bariloche - Instituto Balseiro, (2001). Proyecto Simulación computacional en fluidodinámica ambiental.
21  Lehn, W., (1979). Atmospheric Refraction and Lake Monsters. Science. Jul 13; 205 (4402) : 183-185.
22  Gould, R., (1976). The Loch Ness Monster and Others. Secaucus: Citadel Press. pp. 116.
23  Radford, B. ay Nickell, J., (2006). Lake monster mysteries: investigating the world's most elusive creatures. University Press of Kentucky. pp. 118.
24  Rothschild, D., et al. (1996). Protegiendo lo nuestro: Pueblos indígenas y biodiversidad. Quito: SAIIC. pp.43+
25  Molina, J., (1986). Ensayo sobre la historia Natural de Chile. Santiago: Ed Maule. pp. 208.
26  Ibid. pp. 233.
27  Latcham, R., (1924). La organización social y las creencias religiosas de los antiguos araucanos. Santiago: Cervantes. pp. 575+
28  Ibid. pp. 610.
29  Rey, C., (2007). Nahuelito: El misterio Sumergido. Bariloche: Caleuche, 2007. pp. 75.
30  Berra, T. M., (2007). Freshwater Fish Distribution. University of Chicago Press. pp. 22 +
31  Falkner, T., (2008). Descripción de Patagonia y de las partes adyacentes de la América meridional. B. Aires: Continente. pp. 82.

Ruta 40
Ver más

Su Anuncio aquí [+]
 

 

Para poder mejorar y ofrecer información veraz y actualizada, envianos a info@turismoruta40.com.ar tus comentarios, criticas, sugerencias, pedidos de información, tips, fotos y experiencias. Gracias.

 
W3C y Argentina logos CSS cumple W3C XHTML1 cumple W3C pero schema.org no Marca Argentina
TurismoRuta40.com.ar
Florida, Buenos Aires, Argentina
info@turismoruta40.com.ar
Guía Turística sobre la Ruta_40: información sobre alojamiento, atracciones, itinerarios, destinos y excursiones.
Cuidamos el ambiente: impresión formato solo texto sin imágenes ni publicidad: ahorra energía, tinta y papel. Turismo responsable.
Copyright © 2009   TurismoRuta40.com.ar todos los derechos reservados.

Actualizado 11.03.13 Web Vers. 5.3.